Informáticos se juntaron para optimizar la ayuda (Respaldo del blog)


(ChileAgil) #1

Este es un artículo del viejo blog de chileagil, publicado el 21 marzo de 2010 por @agustinvillena

(El Mercurio, 21 de Marzo de 2010)

Durante un día desarrollaron herramientas para que las ONG canalicen mejor aportes a los damnificados y a la reconstrucción.

 

Richard García

Son las diez de la mañana del sábado, y el zócalo del edificio de Ingeniería de la U. de Chile comienza a llenarse de voluntarios del mundo digital y representantes de ONG acompañados de su computador portátil y dispuestos a entregar su tiempo y capacidades para ayudar a los afectados por el terremoto. Se trata del primer CrisisCamp, un espacio para trabajar en forma rápida y concreta en aplicaciones tecnológicas “solidarias”.

En un rincón de la sala, más de 20 personas discuten frente a una pizarra identificando problemas y definiendo estrategias. Felipe Espósito, del Hogar de Cristo, recomienda cruzar los datos disponibles con la información social de las comunas afectadas antes de la catástrofe, porque las necesidades son diferentes en Ñuñoa y en Lota.

Reconocen que hay mucha información disponible, pero no está coordinada; también se requiere saber si la ayuda que envía una organización llega a destino. Datos tanto macro como micro.

Agustín Villena, profesor de la Escuela de Ingeniería de la U. de Chile y voluntario de Chile Ágil, da pautas para trabajar y basarse en metas realizables. No se asignan tareas, cada uno de los presentes ofrece lo que sabe hacer y se une al grupo que mejor lo representa. Al final se forman cinco mesas de animada discusión.

No están solos. Desarrolladores de Estados Unidos y Colombia también se sumarán a la iniciativa a través de la web. De hecho, los colombianos tienen al mismo tiempo su propio CrisisCamp para ayudar a Haití y Chile.

“La idea es que al término de este encuentro, las ONG se lleven una herramienta digital para solucionar su problema, un software, una aplicación, un tracking para hacer un seguimiento a las donaciones”, explica Ricardo Faúndez, cientista político de la UDP y encargado de coordinarse con las ONG.

Cuenta que está vinculado al tema desde que, pocas horas después del terremoto, por Twitter comenzaron a organizarse distintos grupos de amigos, especialmente informáticos, para canalizar ayuda. El resultado fue la organización Digitales por Chile y ChileAyuda, el primer portal de convergencia de información tras la tragedia. De paso, también desarrollaron un mapa multicapa sobre el estado de las carreteras y un buscador de personas. Lograron ubicar con él a más de 23 mil.

Un servicio país digital
"Con esto se está demostrando que la gente de tecnología también puede ayudar a la comunidad. Es como un Servicio País de los informáticos, que no somos considerados en el verdadero Servicio País", comenta Agustín Villena, ingenierio de la U. de Chile. De hecho, ayer consiguieron sentar las bases para cuatro iniciativas: un sitio web para facilitar la comunicación entre localidades rurales en caso de catástrofe, un proyecto tracking de ayuda para agrupar necesidades con oferta de recursos, una herramienta para que las ONG puedan publicar información sobre el terremoto en cualquier formato y en forma unificada, y un sistema de coordinación entre las necesidades y las instituciones que pueden hacerse cargo.
CrisisCamp Santiago de Chile JORNADA El CrisisCamp, en pleno trabajo. Sus organizadores, Digitales por Chile y el Banco Mundial, se inspiraron en la red de voluntarios digitales CrisisCommons, que reúne a más de 3 mil personas alrededor del mundo.
Foto:CARLOS PADILLA